El terror de la demagogia

El terror de la demagogia

Nos encontramos en una época difícil, difícil de actuar y de entender; en donde las caras de la moneda van dirigidas hacia el descontrol mundial, y nosotros con la dificultad de no saber por cual apostar todas nuestras creencias y nuestra economía, que de por sí va en descenso.

Y dentro de todo este increíble melodrama, en donde “La niña bien” y el “Niño chaka” se llevan el primer lugar en el raiting del festin social, está la demagogia.La excelente actuación de los políticos ante el posible triunfo que cada uno de ellos se llevará, gane o no.

Sin embargo como tal el concepto

Demagogia

, hace alusión a: “Empleo de halagos, falsas promesas que son populares pero difíciles de cumplir y otros procedimientos similares para convencer al pueblo y convertirlo en instrumento de la propia ambición política.”

Si bien ya sabemos de memoria este concepto, sería increíble analizarlo, y percatarnos de los detalles que hacen a la demagogia un lenguaje no verbal tan interesante.

Como por ejemplo tenemos a trump con estos razgos tan absurdos de poder y sin embargo entre ellos están relacionados estas mínimas características:


La prepotencia, ya que su mentón va hacía arriba y muestra un leve gesto de la ceja levantada en sentido de aburrimiento o menosprecio

Risa falsa, ya que aprieta los labios demasiado, la comisura de su boca no es hacia arriba sino más bien hacia abajo y levanta los labios por un extremo dando el sentido de desprecio

Si observamos, este es solamente un ejemplo de las situaciones no verbales que experimentamos dentro del término Demagogia; muchas personas creen en las promesas y el discurso, pero no toman en cuenta que en el momento que se está dando este, el emisor del mensaje genera una serie de gesticulaciones predecibles, que transforman la verdad, automáicamente en mentira. Por ejemplo: si yo te estoy diciendo que no tome la libreta, pero l decirlo agacho la mirada, o me rasco la nariz, quiere decir que tal vez yo no la tome, pero se quién lo hizo, y si ninguna de las dos son acertadas, también podría sospechar el recepto del mensaje, que tal vez he tomado la libreta. Pero si al contrario, no tome la libreta y esa es la verdad y te miro fijamente a los ojos, y no hago gestos o movimientos delatores, entonces querrá decir que efectivamente, no la tengo.

Educar, es lo esencial, en un país donde las promesas sin sentido, el coraje, y la euforia por quién sabe qué, son el pedestal que mueve a las masas sociales. Para combatir algo de tan grande magnitud, es importante luchar en contra educando a las sociedades, intentando mostrarles la realidad de lo que puede y no puede ser, la comunicación no verbal es excelente para eso.

Comments

comments